Testimonios Diocesano Sant Francesc

Localización: Guadassuar, España  /  Número de alumnos: 194
Cursos con Innovamat: Infantil y primaria/  Usan Innovamat desde: 2022

En la Comunidad Valenciana también hemos podido escuchar el testimonio de algunos colegios que trabajan con la propuesta. Este es el caso del colegio Sant Francesc, en Guadassuar, en el que las maestras nos cuentan su experiencia enseñando matemáticas con Innovamat.

Un cambio de enfoque en el aprendizaje de las matemáticas

El enfoque competencial y manipulativo de Innovamat ha transformado la manera en la que los alumnos del colegio aprenden matemáticas. María Martínez, maestra de 2º de primaria, nos cuenta: «Es una propuesta mucho más manipulativa y mucho más cercana a ellos. Una propuesta muy muy didáctica». Este enfoque manipulativo permite a los alumnos aprender de forma activa, experimentando y participando activamente en su proceso de aprendizaje.

Juana Arlandis, maestra de I3, destaca la importancia de las competencias en el enfoque de Innovamat: «Se basa tanto en las competencias como en los contenidos, lo que hace que valoremos más el trabajo de los alumnos». Esto significa que los alumnos no solo memorizan contenidos, sino que también desarrollan habilidades y capacidades para aplicar los conocimientos en situaciones reales, es decir, los prepara para enfrentar los desafíos del mundo real.

Blanca García, maestra de 6º de primaria, destaca el cambio en cuanto a la comprensión de los contenidos que han experimentado gracias a la propuesta: «Todo tiene un porqué y entienden ese porqué. Antes lo aprendían de memoria. Era como memorizar una fórmula, un contenido, y ahora no; ahora entienden por qué han llegado a ese contenido y entienden cómo se ha hecho». Incluso ella misma como maestra ha podido comprender algunos porqués que nunca supo entender:

«A mí muchas veces me ha servido también, porque a veces no sabía yo por qué se usaba esa fórmula. Y ahora lo sé».

Innovamat ha permitido a los alumnos comprender los conceptos de manera profunda y significativa, lo que ha mejorado su retención y aplicación de los conocimientos.

La ilusión de aprender cada uno a su ritmo

Además, las maestras destacan positivamente la flexibilidad que ofrece Innovamat, tal como nos dice María: «Cada uno va avanzando a su ritmo. Y todos llegan al final, también, porque es parte de nuestro proceso». Este enfoque personalizado permite a los alumnos avanzar a su propio ritmo, lo que garantiza que todos alcancen los objetivos de aprendizaje.

María Quiles, maestra de I5, destaca la importancia del disfrute y la colaboración en el proceso de aprendizaje con Innovamat:

«Cuando ves que están disfrutando, que están aprendiendo, ves que entre ellos también se ayudan a la hora de hacer alguna sesión, los ves jugar y, al mismo tiempo, sabes que están adquiriendo esos contenidos sin darse cuenta».

Innovamat ha creado un ambiente de aprendizaje divertido y colaborativo, donde los alumnos disfrutan del proceso de aprendizaje mientras adquieren los conocimientos de manera efectiva.

También destacan la ilusión con la que aprenden: los alumnos están emocionados por aprender y ven las matemáticas como algo significativo. Juana Arlandis nos explica que «en el momento en que sacamos el material de Innovamat, les cambian las caras». Blanca García, por su lado, destaca que para ellos «no es una clase como a la que estaban acostumbrados, sino que es un juego».

«Cuando ves que están disfrutando, que están aprendiendo, ves que entre ellos también se ayudan a la hora de hacer alguna sesión, los ves jugar y, al mismo tiempo, sabes que están adquiriendo esos contenidos sin darse cuenta»

María Quiles, maestra de I5.

El acompañamiento de las familias

Las familias también son un eje fundamental para el aprendizaje de los niños y niñas. Por eso, también quisimos escuchar y conocer su experiencia —y la de sus hijos— después de trabajar con Innovamat. Esto es solo un pequeño resumen de lo que nos han contado:

Vicente Osca, padre de dos alumnas de primaria, cuenta la historia de su hija, Carla, una alumna a la que le costaban las matemáticas, pero que «ahora, participa más y las matemáticas se han vuelto una asignatura práctica». Carla nos cuenta ilusionada cómo son las actividades en clase, en las cuales no solo importa demostrar si han adquirido los contenidos, sino que aprenden a argumentar sus conclusiones, a debatir sus conjeturas, etc. «¡Es genial tener este tipo de actividades interactivas en clase!», dice Carla.

Salva Andreu, padre de otro alumno de primaria, agrega: «Es un plus tener la tecnología en las manos a diario, estar tocando, haciendo… Ya no estamos a la antigua». Las familias valoran muy positivamente la implementación de actividades interactivas y prácticas en las clases. Han transformado la forma en la que los alumnos abordan el aprendizaje de las matemáticas, generando un ambiente más agradable y participativo. Los alumnos se sienten entusiasmados y motivados por aprender, lo que mejora su rendimiento académico.

También resaltan el cambio de enfoque en las clases. Por ejemplo, Teresa Osca, madre de una alumna de primaria, comenta que «antes, los alumnos tenían un profesor durante cinco horas al día sin parar, viendo siempre la misma cara, lo que hacía que se desconectaran en cualquier momento. Pero ahora, con el uso de la tecnología, se crea un ambiente agradable en clase. Los alumnos están contentos cuando tienen clases de matemáticas, porque ya no es el típico profesor que solo explica lo que toca dar y ya está».

Innovamat